21.9.17

"Las farmacéuticas no investigan en nuevos antibióticos, les sale más rentable invertir en males crónicos"

"La resistencia antimicrobiana es uno de los grandes problemas sanitarios que afronta la humanidad. Cada vez se detectan más superbacterias capaces de vencer a los antibióticos disponibles y, si la resistencia continúa creciendo al ritmo actual, en el año 2050 morirán por infecciones bacterianas unos 10 millones de personas al año, lo que además conllevará un coste económico global que superará los 100.000 millones de dólares.

El mal uso que hacemos de los antibióticos es una parte fundamental del problema, pero también lo es la falta de innovación en ese sector. El problema es de tal magnitud que organismos e instituciones de todo el mundo han comenzado a cuestionarse la viabilidad del actual mercado farmacéutico, cuyo modelo de innovación está "agotado", según un informe publicado hoy por el Instituto de Salud Global. Hablamos sobre la necesidad de modificar este modelo con una de las autoras de este informe, analista asociada del ISGlobal, Elena Villanueva.

¿Por qué es tan importante la resistencia antimicrobiana?

Esencialmente porque los niveles de mortalidad que se están alcanzando son muy grandes, pero lo más grave no es tanto la situación actual, que también lo es, sino el crecimiento exponencial. Hay informes que indican que de aquí a 2050 puede convertirse en la primera causa de mortalidad, por encima incluso del cáncer. Además, no contamos con tratamientos para muchas de las bacterias que se están haciendo muy resistentes.

¿A qué se debe esa carencia?

Entre los motivos del aumento de la resistencia de las bacterias está el mal uso que se está haciendo de los antibióticos disponibles en la actualidad, pero también hay que destacar un hecho que a veces pasa desapercibido y es que en los últimos años apenas han llegado al mercado nuevos antibióticos. Desde 1970 solo se han desarrollado dos nuevos tratamientos antibióticos, que además no sirven para las bacterias más resistentes.

¿Por qué no se han desarrollado nuevos antibióticos?

No se puede perder de vista la complejidad que supone desarrollar nuevos antibióticos, que es una parte importante del problema. Pero también hay que destacar que, tal y como funciona el sistema en la actualidad, no hay un incentivo económico para que las farmacéuticas investiguen en nuevos antibióticos.

Cabría esperar que el desarrollo de nuevos medicamentos para una enfermedad intratable sería un buen negocio. ¿Cuál es el problema?

En primer lugar el tratamiento con antibióticos suele ser de una duración muy corta, de en torno a una semana o 10 días dependiendo del antibiótico, y a las farmacéuticas les resulta muchísimo más rentable invertir en enfermedades crónicas. Por otro lado, como hay un problema de multirresistencia, un nuevo tratamiento antibiótico solo se utilizará cuando el anterior deje de hacer efecto.

Pero en el informe se dice que los beneficios de los antibióticos son de unos 40.000 millones de dólares. ¿No es incentivo suficiente?

A pesar de que esa cifra pueda parecer alta, es muy pequeña en comparación con los beneficios astronómicos que provienen de la venta de productos para otro tipo de enfermedades. Hay que tener en cuenta que esta cantidad es similar a la que corresponde a la venta de un único producto farmacológico contra el cáncer y piensa en la cantidad de tipos de cáncer que hay. Al final, mientras el sistema siga priorizando la investigación en base al retorno económico, el sector farmacéutico investigará solo aquello que le resulte más rentable.

¿Es eso a lo que el informe llama "fallo del mercado farmacéutico"?

Sí, y no es nuevo, ni solo pasa con los antibióticos, pasó lo mismo con la hepatitis C o con los tratamientos para el VIH pediátrico que sufren los países empobrecidos, son ejemplos que nos encontramos y nos damos cuenta de que el mercado nos falla. También el problema del precio se da cada vez más en el caso del cáncer, donde los tratamientos que son efectivos son cada vez más caros y obligan a los gobiernos a tener que elegir. Pero en este caso el problema no es que sean caros, sino que ni siquiera los tenemos.

¿Y cuál es la alternativa?

Nosotros planteamos la necesidad de liderazgo de las instituciones públicas, de forma que si el sector privado no nos provee de unos medicamentos que necesitamos, sea el sector público el busque alternativas. Por ejemplo, en Inglaterra se ha planteado la creación de un fondo para la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos al que tengan que contribuir tanto los países como las farmacéuticas.

¿Pero el sector privado también podrá recurrir a esos fondos?

Por ahora no hemos avanzado lo suficiente como para responder a esa pregunta, pero la idea sería que la investigación se mantuviera en poder público, independientemente de quién la llevase a cabo. Al final, si es el sector privado quien la hace, se le pagará por el producto conseguido, pero serán las instituciones públicas las que mantengan la capacidad regulatoria sobre ese producto y las que decidirán los precios. 

Si es así, puede funcionar, pero si lo que hacemos es dar subsidios a las empresas no estaremos resolviendo nada, salvo eliminar el riesgo que supone la inversión en investigación, y eso solo es un parche.

¿Ya hay alguna iniciativa en este sentido?

Sí, una de las iniciativas que ha puesto en marcha la OMS ha sido ofrecer una cantidad variable de millones de euros al laboratorio que desarrolle un nuevo antibiótico o, al menos, una innovación que nos permita avanzar en la buena dirección. Se le paga una compensación económica acorde con el riesgo, pero los que tienen finalmente el poder y la capacidad de gestionar el producto son los gobiernos.

¿Crees que una farmacéutica va a desarrollar un producto que no puede gestionar?

A lo mejor lo que tenemos que hacer es cambiar esa mentalidad de obtener unos beneficios astronómicos de las ventas. Porque se supone que su modelo de negocio está basado en la innovación y el riesgo, pero lo que estamos viendo es que la mayoría de sus ingresos vienen por las ventas y no por el descubrimiento en sí. 

Eso es perjudicial porque genera un sistema perverso, en el que los incentivos no son obtener un beneficio para la sociedad, sino en vender más y a mayor precio y no hay que olvidar que no estamos hablando de vender galletas, sino medicamentos.

¿Cree que será posible un cambio así?

No hablamos de cambiar el sistema de la noche a la mañana, pero somos optimistas. Parece que empieza a haber movimiento a nivel político y se empieza a hablar de desligar el coste de la investigación del precio final del medicamento y de explorar nuevos modelos que nos hagan acabar con la dependencia de los intereses económicos de las farmacéuticas. 
Ha habido mucha concienciación ciudadana y política sobre el hecho de que estamos ante un problema real. Hace unos años estos problemas se consideraban puntuales y se creía que el sistema de innovación funcionaba bien y ahora parece que todos coincidimos en que no funciona y esto es un gran avance."                (Entrevista a Elena Villanueva, eldiario.es, 09/05/17)

20.9.17

Operación contra la trama del agua en Girona durante la etapa de Puigdemont

"La Guardia Civil ha lanzado un operativo a primera hora de esta mañana contra la presunta malversación de caudales públicos del Ayuntamiento de Girona a través de la empresa municipal del agua que afecta a la etapa en la que era alcalde el actual presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Se prevén registros en tres empresas y en domicilios de directivos del ente municipal del agua. El dispositivo está coordinado por la Fiscalía Anticorrupción y se produce por orden del Juzgado de Instrucción número 2 de Girona, que investiga esta trama desde julio de 2016.

Según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas al caso, los agentes han entrado en la empresa municipal del agua de capital mixto, Agissa SA; en la empresa privada que controla el 80% de las acciones de ese ente, Girona SA, y en una filial de esta última compañía, Prodaisa SA, también de capital privado. Además, la Guardia Civil está registrando los domicilios de los tres principales implicados hasta ahora. 

Se trata de Narcís Piferrer, consejero delegado de Agissa hasta junio de 2016; Xavier Ballell, sucesor de Píferrer y director técnico de la empresa pública cuando se produjeron los presuntos desvíos; y el empresario Joan de Llobet, consejero de Agissa y, presuntamente, uno de los grandes beneficiados por el presunto desfalco del Ayuntamiento de Girona.

Las mismas fuentes precisan que los agentes también tienen orden de requerir documentación relacionada con la causa en el consistorio gerundense. Aunque las pesquisas no afectan directamente a Puigdemont, que se encuentra aforado por su actual condición de presidente de la Generalitat, se analiza ya el presunto desvío de fondos durante la etapa en la que fue máximo mandatario de la ciudad (2011-2016). En concreto, el dirigente del PDeCAT habría renovado la concesión municipal del agua a Girona SA introduciendo cambios en el acuerdo que perjudicaban a los consumidores del servicio. 

La instrucción arrancó tras una querella de la CUP contra cuatro directivos de la concesionaria que gestiona el abastecimiento de agua en Girona, Agissa SA, por perjudicar presuntamente al 20% de la sociedad en manos municipales para beneficiar a la parte privada, Girona SA, propietaria del 80% restante de las acciones. 

El juez imputó por administración desleal y apropiación indebida al consejero delegado de Agissa hasta junio de 2016, Narcís Piferrer, y a su sucesor en el cargo, Xavier Ballell, que era director técnico del ente cuando se produjeron los supuestos desvíos. Se les acusa de haber autorizado contrataciones irregulares de Agissa con empresas filiales de Girona SA a precios muy superiores de los reales o por servicios que ni siquiera llegaban a prestarse.

La CUP pidió un aluvión de diligencias para profundizar en el perjuicio ocasionado a los ciudadanos pero no había conseguido ir más allá del papel jugado por estos consejeros. El escenario cambió en junio cuando trascendió que la Agencia Tributaria había elaborado, a petición del juez de El Vendrell, un exhaustivo informe sobre Agissa que detectó repartos injustificados de dividendos por valor de 10 millones de euros, salarios de directivos que nunca debieron abonarse que suman otros 5 millones de euros y créditos concedidos por Girona SA a la empresa mixta con tipos de interés del 12% fuera de mercado, entre otras irregularidades.
El fraude habría empezado en 1998, cuando el entonces alcalde del PSC Joaquín Nadal adjudicó por primera vez el abastecimiento a Agissa. Sin embargo, el informe de la Agencia Tributaria, que fue remitido hace unas semanas al Juzgado número 2 de Girona, también denuncia el proceso que utilizó el Gobierno municipal de Carles Puigdemont para renovar la concesión en 2013. 

Según fuentes cercanas al procedimiento, no constan los criterios que empleó el actual jefe del Ejecutivo catalán para justificar la prórroga. Ni se pidieron cuentas de las inversiones que Agissa debía haber ejecutado en la red municipal de distribución durante los años anteriores ni se garantizó que se harían obras en los años siguientes. Falló la supervisión pública de un servicio tan esencial como el que prestaba esta empresa mixta.
Además, según Hacienda, el equipo de Puigdemont cambió el sistema de reparto de dividendos pero generó un problema mayor. En concreto, “se modifica la proporción de reparto a favor de los ayuntamientos. […] Pasan a percibir casi medio millón de euros más al año, al doblar —sin ninguna lógica económica— el importe a percibir por el canon derivado del alquiler de las instalaciones municipales de la red de abastecimiento, cargando así a Agissa y al consumidor final […] mayor importe de las tarifas que no va a determinar una mejor calidad del servicio puesto que se disminuyen notablemente las inversiones en mejora de las instalaciones”.
El caso tiene otra derivada que también va más allá de la querella inicial de la CUP. Los investigadores sospechan que los sobrecostes generados por todas esas presuntas irregularidades pudieron servir para financiar campañas electorales de la antigua CiU y Junts Pel Sí. Se han descubierto pagos desde Girona SA a una agencia de comunicación que trabajaba para el partido, AMR Publicitat SL, por valor de 138.090 euros entre 2010 y 2015. El administrador de esa agencia de publicidad es Antoni María Rigau, hermano de la exconsejera de la Generalitat y expresidenta del Consejo Nacional de CDC Irene Rigau."                (El Confidencial, 19/09/17)

19.9.17

Villar repartió entre 'sus amigos' el dinero destinado a mejorar campos de fútbol base

"Ángel María Villar "conoció y consintió" el reparto arbitrario entre las federaciones territoriales más afines del dinero que debía ser destinado al fútbol base. Así lo expresa el Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional en el sumario del caso Soule, cuyo secreto acaba de ser levantado y al que ha tenido acceso El Confidencial.

En concreto, según refleja la pieza separada del procedimiento dedicada a las intervenciones telefónicas, el dirigente federativo permitió que los ingresos procedentes del 1% de la recaudación de la quiniela, destinados a poner en marcha obras en campos de fútbol base, fueran "distribuidos" de forma "arbitraria" entre las federaciones territoriales afines, "no atendiendo a los criterios distributivos fijados por la propia Federación, beneficiando a unas en detrimento de otras".

 Según el juez Santiago Pedraz, para determinar qué organismos autonómicos debían llevarse los ingresos, la RFEF y el Consejo Superior de Deportes componían una comisión mixta que estudiaba caso por caso y elaboraban una lista según las necesidades de cada territorio y aprobaban la relación mediante consenso. Saltándose este criterio establecido, el vicepresidente de la Federación, Juan Padrón, con el consentimiento de Villar, según denunció el ex secretario general de la RFEFE, Jorge Pérez, "ordenó la adjudicación que consideraba oportuna".

"Así, habría favorecido la adjudicación con cargo al porcentaje del 1% de las quinielas de obras a empresas vinculadas a él o a sus familiares, incumpliendo la normativa de conflicto de intereses de la Ley de Sociedades de Capital, los estatutos de la RFEF y el código de buen gobierno, beneficiándose de dichas adjudicaciones mediante la obtención de posibles contraprestaciones a su favor y en detrimento del patrimonio federativo", relata el sumario.

Específicamente, el Juzgado Central 1 destaca que, entre 2010 y 2013, el 78% de las obras realizadas por la Federación Tinerfeña de Fútbol —que presidía el propio Padrón— con cargo al 1% procedente de las quinielas fueron adjudicadas a mercantiles afines como Promotora Puntalarga —administrada por Carlos Antonio Plasencia, socio de Padrón en otras sociedades— o Mantenimiento y Servicios Magdaleno e Hijos, administrada por el exmiembro del organismo territorial José Vicente Magdaleno.

 "Existen indicios para considerar que la sociedad Promotora Puntalarga pudo compensar a Padrón mediante la emisión de un cheque de la mercantil Urbanización Palm Beach a favor de Tenerife Sport de fecha 4 de noviembre de 2013 por importe de 122.700 euros que fue ingresado en la cuenta titularidad de esta última sociedad de la entidad bancaria Caja Siete, pese a que conforme resulta del modelo 347 no aparecen reflejadas operaciones comerciales entre Tenerife Sport y la mercantil Urbanización Palm Beach", relata el sumario.

Además de Padrón y Villar, en el caso Soule están imputadas una veintena de personas más, como el hijo del expresidente federativo, Gorka Villar; la directora de la Selección española de fútbol, María José Claramunt; el presidente de la Federación Valenciana, Vicente Muñoz; el exadministrador de la RFEF José María Castrillón; el expresidente de la Federación Madrileña Vicente Temprado, o los empresarios Plasencia y Vicente Bernard."                   (El Confidencial, 15/09/17)

18.9.17

Un concejal del PSOE en La Laguna: “Yo, a follar con empleadas que enchufo en el Ayuntamiento”

"Yo a follar / jejejejeje / con empleadas que pongo yo y enchufo en el ayuntamiento / y después a hacer campaña por frikis”. Estos cuatro mensajes consecutivos fueron publicados por error por el concejal socialista de La Laguna Zebenzuí González de León en un chat compuesto por militantes del Partido Socialista de la zona Nordeste de la isla de Tenerife. 

Ocurrió en la primera semana de agosto pasado y acto seguido el grupo fue cerrado a instancias de la primera teniente de alcalde de la ciudad, Mónica Martín, presidenta de la gestora local del PSOE.

Cuando el autor de esas frases descubrió que las había publicado en el grupo equivocado escribió a continuación "perdón, me he equivocado de grupo". La apostilla que sigue al comentario machista ("y después [a] hacer campaña por [las] frikis"), está dedicada a sus dos compañeras del PSOE en el grupo de gobierno, conocidas por ese sobrenombre.

 Este periódico no ha podido verificar en qué otro grupo de WhatsApp pretendía González publicar esos comentarios, ni por lo tanto el contexto en el que pretendía que encajaran.  (...)

El concejal es quinto teniente de alcalde y responsable de las áreas de Sanidad, Mercados y Cementerios y tiene a su cargo a varias mujeres contratadas por el grupo municipal socialista como cargos de confianza. En el chat ya clausurado se encontraban muchos militantes del PSOE de los barrios laguneros de Tejina, Valle Guerra, Bajamar y La Punta del Hidalgo.

Los mensajes de Zebenzuí González estuvieron ocultos algo menos de un mes hasta que una de las personas del grupo de WhatsApp que los había capturado con su teléfono móvil los hizo llegar a altos responsables del Partido Socialista en Canarias, que aún no han tomado una decisión al respecto.

El PSOE se encuentra estos días ultimando los preparativos de su congreso regional, que tendrá lugar este próximo fin de semana en la isla de Gran Canaria, y no parece que haya intención alguna de abordar antes de ese cónclave este espinoso asunto que corre de boca en boca entre la militancia de la isla de Tenerife.  (...)

Zebenzuí González es abogado de profesión pero en estos momentos se dedica en exclusiva a su trabajo como concejal del grupo de gobierno de La Laguna. Como profesional del Derecho ha tenido una trayectoria muy accidentada: en el Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife consta una decena de expedientes por mala praxis profesional. Este periódico sólo ha podido confirmar que al menos uno de ellos culminó con una sanción disciplinaria de suspensión.

Desde este martes este periódico ha intentado conocer la versión de Zebenzuí González y de Mónica Martín, pero ninguno de ellos ha contestado a las llamadas, mensajes y recados de voz en sus respectivos teléfonos móviles, ni a la petición de información a través del gabinete de prensa del Ayuntamiento de La Laguna ni a correos electrónicos con un cuestionario a cada uno de ellos enviados a sus cuentas oficiales."                     (eldiario.es, 13/09/17)

15.9.17

Si inviertes 1.000 dólares en Apple después de un año obtienes 1.200. Si inviertes 1.000 en cocaína, obtienes 182.000

"De las ciudades veo las comisarías y los hoteles". La frase de Roberto Saviano (Nápoles, 1979) resume una vida rota por el éxito. La mafia le condenó a muerte por su libro Gomorra y desde entonces sufre un encarcelamiento, sin muros, pero totalmente privado de libertad.

Para Saviano, el precio de recuperar las riendas de su vida sería "dejar de escribir". Y de momento no está dispuesto a pagarlo. Se encuentra en España para presentar La banda de los niños (Anagrama), una novela centrada de nuevo en la Camorra napolitana, aunque esta vez los capos son muy distintos.

Chavales con metralletas recorriendo en sus scooters el centro de Nápoles y disparando a todo lo que se mueve: esto no es ficción. Es la realidad que Saviano moldea para construir un relato demoledor sobre la juventud.

Nos recibe en un hotel del centro de Madrid. Cansado, en medio de un maratón de encuentros con los medios. Pese a todo, sonríe a veces y es entonces cuando las sombras se hacen pequeñas, aunque nunca desaparecen.

En su obra ya habíamos visto cómo los menores son utilizados por el entramado de la Camorra. ¿Qué le ha llevado a convertirlos ahora en protagonistas?

La edad de los afiliados y de los jefes ha caído en picado. Esto pasa porque los jefes están en la cárcel o encerrados en sus búnkeres. Los niños han cogido el poder en las calles, no como 'babygans', sino como verdaderos jefes mafiosos.

Gestionar una plaza de drogas supone un trabajo organizativo enorme: pagar a la policía, pagar los sueldos, controlar la calidad del producto. Es como si le das la llave de un gran supermercado a un chaval de 15 o 16 años. Y hay otra cosa fundamental, que es la relación con la muerte. Ellos no tienen en cuenta la muerte, ellos quieren morir. Lo dicen continuamente. La muerte no es un riesgo del trabajo, es parte del trabajo.

El capo en el que me he inspirado para escribir el libro en la realidad se llama Sibillo, en el libro es Fiorillo. Él a los 18 años publica un post en Facebook en el que dice "celebrarme mucho porque no voy a llegar a los 21". 

Y de hecho le mataron con 19 años. Eso no es solo un problema napolitano, está pasando en todo el mundo: vivir rápido, ganar todo muy rápido y morir. Mira lo cerca que está el yihadismo de esto, tiene mucho menos que ver con el islam y mucho más que ver con esta lógica.

De hecho en su libro los chicos muestran admiración hacia el yihadismo.

Son todos católicos y no les importa nada la religión, pero se dejan la barba, se rapan el pelo y gritan 'Allahu Akbar' porque cualquier persona que es capaz de matar y aterrorizar para ellos es cojonuda.

¿Qué es lo que hace tan fácil que la 'paranza', como se denomina allí a estos chicos, caiga en las redes de la mafia?

El dinero, la posibilidad de poder ganar todo rápido y fácil. Gastar tiempo para lograr algo se ve como una tomadura de pelo, ellos quieren todo y rápido. Si esperas, el futuro no llegará nunca. Pero su primer pensamiento constante es el dinero.

La primera cosa que hacen con el dinero es comprar decenas de zapatillas Air Jordan o gastar todo en champán. Ahorrar para ellos es tirar el dinero, porque no quieren envejecer. Así fascinan al resto de los chavales, que los quieren imitar.

La banda de los niños retrata una generación superficial, preocupada por la ropa de marca, que se mueven por la pura ambición de cosas materiales. Es capitalismo puro y duro.

Totalmente. En este libro, quería mostrar el capitalismo con su rostro más duro, sin ningún tipo de hipocresía.
Sorprende que no provienen de entornos marginales, sino que forman parte de familias 'normales'.
Sí es así, no vienen de la miseria. Pagan un precio alto por la promesa que les ha hecho la familia cuando nacieron y que no pueden seguir manteniendo. La pequeña burguesía italiana, que cuidaba a los niños con cierto bienestar, llega a un punto en el que colapsa. Ya no pueden seguir dándole el iPhone nuevo, ropa de marca, las vacaciones no son las de antes… Y todo esto te lleva al colapso.

La banda de los niños tiene claras sus referencias culturales: Scarface, Call of Duty, YouPorn y también Gomorra. ¿Qué siente cuando ve que sus personajes Genny Savastano o Ciro di Marzio se han convertido en referentes para los chicos del mundo real?

Es normal porque ellos representan la realidad que viven. Tony Montana le puede gustar a un chaval burgués de Madrid, pero nunca se convertirá en él. Pero en estas realidades, lo ven y quieren ser él. La culpa no es de quien lo ha creado, simplemente cuando miran a Tony Montana se ven reflejados en su realidad. 

Del mismo modo, cuando se ve a niños disparar en Nápoles y dicen que la culpa la tiene Gomorra, yo digo: "No. Siempre ha sido así, lo que pasa es que ahora te estás dando cuenta porque Gomorra te lo ha hecho ver".

Las series o las películas solo te hacen ver lo que siempre has tenido delante de los ojos. Solo que te das cuenta de esa realidad después de haberlo visto, y crees que la realidad ha sido creada por la película. El hecho de que se corten el pelo igual, se vistan igual que mis personajes, es una manera para que los demás les reconozcan. Si tienen que demostrar a los demás que son personas duras, les basta con cortarse el pelo a lo Genny Savastano. Son atajos.

Aunque ahora la situación de la Camorra está más debilitada, no termina de ser erradicada. ¿Por qué?

Es muy difícil extirparla si las reglas siguen siendo las mismas. Sin la legalización de las drogas blandas, por ejemplo, no se va a ningún lado. Y además ellos siguen siendo la vanguardia de la economía italiana. Distribución alimentaria, distribución de petróleo: tienen el alma del país. Un empresario sano, honesto, siempre tendrá una vida muy dura si quiere mantenerse honesto.

En esas realidades no hay ninguna economía capaz de sustituir a la del narcotráfico. Siempre pongo el mismo ejemplo: si inviertes 1.000 dólares en Apple después de un año obtienes 1.200. Si inviertes 1.000 en cocaína, obtienes 182.000. Eso significa que cuando un chaval comete un crimen en su cabeza el objetivo son 5.000 euros. Que después de un año invirtiendo en coca se han convertido en un millón. Por eso se exponen tanto. 

Es difícil cambiarlo, pero encender la luz ya es un comienzo. Eso es importante también ahora, aquí en España.

Usted denuncia que España es un refugio para la Camorra. ¿Cómo está la situación?

No es solo la Camorra, el problema es que España tiene todos los tipos de mafia, es una plataforma de todos los tipos de mafia.

Una cosa que me ha llamado la atención durante todo el debate que se está produciendo sobre la independencia es que ningún catalán ha hecho referencia al hecho de que Cataluña está llena de capital criminal. Ni un solo independentista ha dicho: 'yo quiero alejarme porque así puedo combatir mejor el problema del capital mafioso'. Ni los unionistas han argumentado que con un Gobierno central esto se pueda combatir mejor.

En un reciente artículo en L'Expresso denunciaba también el control que las mafias del Este tienen de la Costa Brava. Lanzaba una pregunta: ¿España ignora o lo tolera? ¿Por qué opción se inclina usted?

La mayor parte de España ignora, pero esa ignorancia se está transformando en connivencia. 

Uno de los tipos de mafia española que denunció en su momento es el de la banda terrorista ETA.

No sé por qué hubo tanta polémica.

Sobre todo porque el Gobierno [a través del ministro Rubalcaba] lo negó.

Lo ha negado siempre. Es como si fueran terroristas místicos que no se ensucian con las drogas. Pero yo tengo pruebas diferentes: de arrepentidos de la mafia que han contado que venían a San Sebastián a comprar drogas a personas del entorno de ETA a cambio de armas y que la banda terrorista siempre ha vendido drogas. No en las calles directamente, pero sí que las controlaba.

¿Tiene idea de por qué lo negaron?

Tengo una idea muy clara. No puedes negociar con narcotraficantes, puedes negociar con terroristas políticos. Es la misma razón por la que en la negociación con las FARC, que desde siempre llevan la cocaína, no se ha hablado de esto.

 La mejor protección para un narcotraficante es ser guerrillero, porque es una cuestión política o religiosa, como los talibanes, que gestionan el 90% de la heroína mundial. Pero si tú preguntas quiénes son, te dicen que son soldados del islam, no te contestan que son narcos.

¿Ha pensado escribir un libro sobre España?

Sí, llevo recogiendo material desde hace mucho.

El tema de la corrupción le daría para varios tomos.

Sí, somos países que nos parecemos cada vez más.

¿Tiene España un mayor problema que otros países con la evasión fiscal?

Está en perfecta coherencia con lo que está pasando en resto de Europa. Luego cada Estado tiene su cajita donde guardar su dinero: Francia, Luxemburgo; Alemania, Liechtenstein; España, Andorra; Italia, San Marino; todos, Suiza. Básicamente, Europa ha construido unas islas offshore en su interior.

¿Cómo ha cambiado Roberto Saviano desde que escribió Gomorra?

Ha cambiado todo. He intentado, muchas veces y sin mucho éxito, retomar las riendas de mi vida, con la sensación de que la parte más difícil de vivir no es convivir con la idea de que te puedan matar, sino con todo el odio que se te echa encima todos los días desde Italia. En Italia no se odia el mal, sino a quién cuenta el mal.

Convivir con esto es terrible. La mafia siempre busca tu muerte física y civil. Italia se ha convertido en un país muy malo, se ha vuelto un país envenenado.

A veces pienso en cerrar todo y empezar una vida normal en cualquier en otra parte, pero no puedo hacer esto y seguir siendo escritor. Tengo dos caminos: parar de escribir, dejarlo todo y tomar las riendas de mi vida, o seguir escribiendo y vivir blindado como estoy.

¿Se divide el mundo entre jodedores y jodidos, como dice Nicolas, el Marajá en el libro?

[ríe] Absolutamente sí.

En qué grupo se clasificaría usted.

Jodido.

¿Qué haría si pudiera volver a pasear por Nápoles, libre, sin escolta?

Iría al Castel dell'Ovo, tomaría la primera escalera y me pararía a mirar en la primera terraza, a la izquierda. La última vez que estuve allí fue hace 11 años, pero seguro que sigue igual porque lleva igual siglos. [Ríe]"                             (Entrevista a Roberto Saviano, eldiario.es, 13/09/17)

14.9.17

La corrupción es uno de los motores ilícitos del capitalismo... por eso la corrupción es mundial y las empresas multinacionales son las más corruptas y corruptoras. Hasta dieciocho grandes corporaciones alemanas eran sospechosas de cambalaches delictivos...

"La corrupción es uno de los motores ilícitos del capitalismo, aunque nefasta y destructora para la gente común. Que la lucha contra la corrupción no se toma en serio de verdad lo demuestra que en los países ricos se castiga a funcionarios públicos que se corrompen, pero no a quienes los corrompen.

En el Reino de España es difícil que pase tiempo sin noticia de corrupción. Un problema que no es de hoy ni mucho menos. En 2009, por ejemplo, había en el Reino de España 730 causas por corrupción y en 2012, ya eran 800 los imputados por ese tipo de delitos. Evidentemente tanto hace diez años como ahora, la corrupción no se reduce a unos casos individuales o extraordinarios como pretenden algunos políticos nada fiables.

Un capitalismo de amiguetes

Lo cierto y documentado es que el sistema está podrido. Doménech, Raventós y Búster, al analizar la economía del Reino de España, nos explican que “la naturaleza institucional de la corrupción hunde sus raíces en el capitalismo oligopólico de amiguetes en que se transformó el poder empresarial heredado del franquismo con las privatizaciones desatadas de la Transición. (...)

En ese escenario cuajó ese capitalismo oligopólico de amiguetes que formó una nueva minoría rica que controla gran parte de la economía del Reino de España. Copó el Ibex 35 y, como clase dominante, se sumó a los restos de la aristocracia terrateniente (que esquilma Extremadura y Andalucía rurales), más los grandes accionistas bancarios, altos cargos financieros y grandes propietarios de la industria. Ese capitalismo corrompido ha generado y hecho crecer una economía sumergida que es la cuarta parte del PIB”.

No son casos aislados. La corrupción es estructural y no solo en España. Acabar con ella pasa por cambiar el sistema económico. Probablemente. Y eso son palabras mayores que hay que tomarse muy en serio.

Corrupción internacional

En la década de los noventa y primera del siglo XXI, se desvelaron en Europa grandes escándalos de corrupción como Eurostat, Parmalat y Barclays o el del primer ministro italiano Berlusconi que pretendió promulgar con la mayor desfachatez leyes de inmunidad, para no ser condenado por corrupción; una licencia para robar. En EEUU, las macroestafas de Enron y World Com y, en Alemania las cajas ocultas, dinero negro y sobornos que salpicaron a poderosas corporaciones empresariales (Siemens, Scherin, Daimler Chrysler, Henkel, BMW, Volkswagen o Degusta), mostraron la globalidad de la corrupción. 
Hasta dieciocho grandes corporaciones alemanas eran sospechosas de cambalaches delictivos, por lo que muchos de sus dirigentes se sentaron en el banquillo, acusados de diversos delitos.

Según la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, la corrupción es mundial y las empresas multinacionales son las más corruptas y corruptoras. Marx entrevió el futuro al escribir años ha que “todas las naciones capitalistas abrazan periódicamente el fraude, porque quieren ganar más dinero sin necesidad de producir”.

A efectos de inventario, corrupción es prevaricación, soborno, apropiación indebida, tráfico de influencias, malversación de fondos públicos, fraude fiscal, evasión de capitales, falsedad de documentos, financiación ilegal, concesiones ilegales, adjudicaciones ilícitas, delitos urbanísticos y blanqueo de dinero. Pero también es abuso de poder para cambiar leyes, alterar reglas de concursos públicos o dar concesiones por sobornos del sector privado, en dinero o especies. 
Delitos que perjudican muy gravemente a la ciudadanía. El coste de la corrupción se calcula en España en 90.000 millones de euros, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Mucho dinero que se hurta a la gente común, sus derechos y necesidades esenciales.
Trampas en la lucha contra la corrupción

La corrupción es inherente al capitalismo y solo reducir la corrupción es tarea difícil. ¿No ha de haber corrupción cuando el beneficio es el motor del capitalismo y su escenario preferido la ausencia de normas y de control para ganar más?

La corrupción no es nefasta por cuestiones éticas, que también. Lo es porque recorta ingresos del Estado, dilapida los recursos públicos en gasto público improductivo y reduce hasta casi hacer desaparecer la capacidad inversora del Estado. Además, aumenta la economía sumergida y la desigualdad al recortar el gasto social por ingresos perdidos en perjuicio de la ciudadanía con menos ingresos o sin empleo. 
Encarece y deteriora servicios públicos y hace recaer mayor carga fiscal sobre la ciudadanía y la clase trabajadora. Luchar contra la corrupción de verdad es una exigencia urgente que no admite paños calientes.

Pero en la presunta lucha contra la corrupción hay trampa. Lo explico. Transparency International es la organización global contra la corrupción de mayor renombre. Pero Transparency nunca publica nombres de corruptores, no denuncia a las empresas que sobornan ni tampoco o los muchos y poderosos bancos que aceptan dinero sucio de grandes empresas u otras entidades corruptas. Un dinero sucio y sospechoso que finalmente sale de los bancos impoluto y blanqueado.
 Transparency solo ataca a los gobiernos que se dejan corromper, que por supuesto son corruptos y despreciables, pero hay más actores en esta historia. Faltan los corruptores y los blanqueadores, pues todos conforman la indignidad de la corrupción. Para que no queden dudas, si hay corrupción se necesitan dos: corruptor y corrompido. Quien trampea y cobra; quien paga y se beneficia.
No se puede dejar la corrupción a los políticos

La corrupción tiene todo que ver con los paraísos fiscales. Porque sin opacidad, secreto bancario y ausencia de control y reglas, propios de esos paraísos y de las zonas offshore, corruptores y corrompidos lo tendrían mucho más difícil para esconder su dinero sucio y actuar con la impunidad que tienen hoy. En tanto haya secreto bancario, paraísos fiscales y falta de control de movimientos de capital, habrá corrupción.

Que la lucha contra la corrupción no se toma en serio de verdad lo demuestra que en los países ricos se castiga a funcionarios públicos que se corrompen, pero no a quienes los corrompen. O, aún peor, castigan a quienes informan de fraudes fiscales, una de las herramientas de la corrupción. 
El colmo parece ser que en algunos países europeos se haya permitido en la década de los noventa y primera del siglo XXI deducir pagos a funcionarios extranjeros; es decir, se podían deducir los sobornos del pago de impuestos. Así era y aún queda algún caso por ahí.

Lo que sucede hoy es que pagar muchos menos impuestos se ha vuelto legal por los acuerdos secretos que varios países de la Unión Europea (Luxemburgo, Irlanda, Holanda...) han firmado con empresas multinacionales para que éstas paguen muchos menos tributos. Ya no hace falta arriesgarse a evadir impuestos, que es delito. Los grandes consiguen lo mismo gracias a algunos gobiernos.

Pero la corrupción no es solo un problema español ni siquiera del sur europeo, la corrupción es mundial. Porque en realidad es uno de los motores ilícitos del capitalismo, aunque nefasta y destructora para la gente común. Como afirma el magistrado Joaquim Bosch, “acabar con la corrupción es demasiado importante para dejarlo en manos de los políticos”.

Las ciudadanas y ciudadanos han de coger las riendas de la lucha contra esa lacra. Por eso de entrada se convoca en Madrid una gran movilización y acción en redes sociales contra la corrupción. Para que crezca la indignación ciudadana contra la corrupción y la impunidad de los corruptos. Para poner cara a corruptos y corruptores. (...)" (Xavier Caño Tamayo , El Salmón Contracorriente, 22/06/17)

13.9.17

Taula, Púnica, Gürtel, Laterne y Emarsa: el puzzle de la corrupción del PP de Rita Barberá empieza a encajar

"El caso Taula no es una anécdota, ni afecta a hechos remotos que ocurrieron en el pasado. La investigación inicial por blanqueo que involucra desde enero de 2016 a todo el equipo del PP en la ciudad de Valencia (sus concejales y asesores habrían simulado donaciones al partido que se les devolvían en dinero negro) se refería a la campaña electoral municipal más reciente, la de 2015, y se derivó del inicial caso Imelsa, en el que se investiga la corrupción en la Diputación de Valencia durante el mandato de Alfonso Rus.

Pero al contrario de lo que podía pensarse en un principio, el caso no sigue un esquema de muñecas rusas, en el que una corrupción más grande incluye otras de menor calado. La evolución del caso Taula ha adquirido una dinámica propia hasta llegar a conectar con un escándalo que denunció en 2010 la entonces concejal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Ana Botella. 

La edil reveló la opacidad e irregularidades que marcaban la relación del Ayuntamiento con dos grupos de empresas, Laterne y Trasgos, que contrataban con el consistorio y al mismo tiempo participaban en la organización de las campañas de Rita Barberá, pero el asunto no llegó a trasladarse a la fiscalía.


Un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil incorporado recientemente a una de las piezas de Taula y basado en documentación aportada por Jesús Gordillo, que fue asesor del PP, confirma, no solo que Laterne y Trasgos fueron usadas para financiar ilegalmente las campaña de Barberá en 2007, sino que el modus operandi se repitió en las elecciones de 2011 y 2015

 Sitúa, además, a quien fue mano derecha de Barberá, Alfonso Grau (juzgado y absuelto en el caso Nóos), en el centro del sistema irregular. El PP habría pagado sistemáticamente actos electorales financiados por empresas contratistas desde una caja B.

La forma de actuar es similar a la empleada por el PP de la Comunidad Valenciana en el caso Gürtel. Laterne y Trasgos habrían jugado a escala local el papel que Orange Market, la terminal valenciana de la trama que lideraba Francisco Correa, jugó en Gürtel. 

Un caso con el que el Ayuntamiento que presidía Rita Barberá tuvo una conexión a través de la Feria de Valencia, cuyo patronato presidía la alcaldesa. En este caso un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la policía cifró en 1,2 millones de euros lo que la institución ferial, que dirigía Alberto Català, pagó a Orange Market, según la documentación de la contabilidad B de Correa.

De hecho, según el concejal que denunció la trama Gürtel, José Luis Peñas, la influencia de la red corrupta en Feria Valencia fue tal que Francisco Correa era quien nombraba a su presidente. El PP dejó a deber más de 625.000 euros a la institución ferial por el alquiler de sus instalaciones para el congreso del PP en 2008 en el que Mariano Rajoy fue reelegido al frente del partido. Solo cuando una sentencia les ha obligado a hacerlo, los populares han pagado lo que debían, tras reclamarlo los nuevos responsables de la institución.

La financiación irregular unifica todos esos casos de corrupción política. Y también aparece en el caso Emarsa, que investiga el saqueo de la depuradora metropolitana de Valencia, en Pinedo. La empresa pública, controlada desde un organismo en el que el PP de Valencia manejaba los hilos, habría pagado cenas de militantes del PP local mientras Esteban Cuesta, que fue cargo orgánico de segundo nivel del partido, era su gerente. Además, numerosos cargos del PP de València, entre ellos la propia Rita Barberá, recibieron regalos de lujo con dinero público de la depuración de aguas.

Las piezas van encajando en un rompecabezas que revela que el presunto blanqueo en el grupo municipal del PP, por el que están imputados nueve de sus 10 concejales, es solo la punta de una red mucho más amplia y continuada en el tiempo. Una red que también tenía que ver con el caso Púnica, otra de las grandes causas de corrupción que afectan al PP en España.


Si en un tiempo parecía que, a diferencia de su correligionario y amigo Francisco Camps, Rita Barberá había quedado al margen de la corrupción que implicó a todo el PP valenciano, a medida que avanzan las investigaciones judiciales toma forma un rompecabezas que sitúa a Barberá en la cúspide de un enorme entramado corrupto. 

Cuando la exalcaldesa de Valencia murió en Madrid en noviembre de 2016, era técnicamente una tránsfuga del PP, cuyo grupo había tenido que abandonar en el Senado al tener que declarar ante el Tribunal Supremo imputada en el caso Taula. "                   (

12.9.17

Por primera vez en la historia hay un medicamento -el tratamiento contra la Hepatitis C- que los países más desarrollados no consiguen pagar

"En abril del año pasado conocíamos que la Fiscalía imputaba a altos cargos del gobierno gallego por no administrar a tiempo el medicamento de la Hepatitis C a 6 enfermos que acabaron perdiendo su vida.

La excusa que esgrimieron a los médicos que los recetaron, y presentaron numerosos informes y quejas, era que el medicamento era muy caro. Sabemos que esto es parte de la verborrea de los gobiernos empeñados en pagar a raja tabla la deuda, y que ese medicamento era asumible por el Estado.

 Del mismo que también es cierto que las farmacéuticas actúan junto a los gobernantes para imponer precios abusivos a sus nuevos productos, aprovechándose de aquellos que los necesitan para sobrevivir.

En este sentido el colombiano Germán Velásquez, que abandonó en 2010 la Organización Mundial de la Salud (OMS) denuncia el control que en ella estaban ejerciendo las grandes compañías farmacéuticas. Con motivo de la Semana Galega de Filosofía, en Pontevedra, este año dedicada el tema de la salud, Velásquez fue el ponente principal de la segunda jornada.

Velásquez destacó que grandes laboratorios fueron ganando poder económico y político en las últimas décadas, acabando por ser "empresas financieras que secundariamente producen bienes de consumo que poden curar". 

En este sentido, también destacó que la base del problema son las patentes, que se introdujeron hace solo 20 años en los productos farmacéuticos, coincidiendo con la fundación de la Organización Mundial del Comercio.

Recientemente, dice, “en los dos últimos años… por primera vez en la historia hay un medicamento -el tratamiento contra la Hepatitis C- que los países más desarrollados no consiguen pagar, bien sean los seguros públicos en Europa Occidental, bien los seguros privados en los Estados Unidos. Esto es ya un problema global que afecta a todo o mundo.”

Debemos matizar que por más que los países desarrollados no puedan pagar el coste, lo que ocurre es que no están dispuestos a asumir esas pérdidas, debido a los compromisos de deuda en Europa Occidental, y a que las compañías privadas en Estado Unidos no podrían seguir aumentando sus beneficios. Aun así el fraude de las farmacéuticas es de proporciones bíblicas.

Para que nos hagamos una idea, Gilead sacó el medicamento Sovaldi con un precio de 84 mil dólares, caundo su coste de fabricación real fue de 60 dólares. España llegó al acuerdo de pagar 13 mil dólares por persona después de una dura negociación. En países como Francia se sitúa en 41 mil euros y Alemania 50 mil euros. En los Estados Unidos la industria farmacéutica tiene unos beneficios del 17%, mientras que el resto de sectores está como máximo en el 3,1%.

Estas empresas gigantescas casi siempre tienen su sede en paraísos fiscales y producen en países como Tailandia, donde los costes de la mano de obra son mucho menores. Extorsionan y chantajean a los gobiernos, que bien por coacción o por pura corrupción acaban cediendo, con las penosas consecuencias para millones de seres humanos. En muchos casos financian campañas electorales, comprando literalmente a los gobernantes, para obtener leyes ad hoc a sus intereses.

Por otra parte la investigación privada se diseña en exclusiva en función de los mercados de venta, y la maximización del beneficio. No se usan criterios como la prevalencia de enfermedades simplemente porque en muchos Estados, ni los gobiernos ni las personas tendrían dinero para comprar sus productos.

 Sin ir más lejos el SIDA es una enfermedad, que sin tener cura permanente, está controlada en los países ricos. Sin embargo en muchos países africanos sigue devastando a la población. Así como con el caso del ébola, la malaria, la tuberculosis u otras. Solo se produce para los países ricos.

En relación a esto, en las Facultades de Medicina, Farmacia, Biología, Química, y en general en todas las ciencias biológicas, cada vez es mayor la injerencia de empresas privadas en las líneas de investigación. Como parte de un proceso privatizador de la enseñanza universitaria, los fondos públicos para la investigación cada vez son menores, siendo en el Estado español endémicamente bajos.

Las empresas privadas, y en este campo concretamente las compañías farmacéuticas y las compañías de productos transgénicos “salvan” a las universidades del colapso económico, pero a cambio de condicionar los planes de estudio a sus intereses económicos. Además, en Septiembre del 2016 Bayer se fusionó con Monsanto, siendo actualmente un conglomerado enorme que aglutina ambos sectores, gestionados de forma igualmente perversa.

Por otra parte, Velázques afirma que la OMS “cambió substancialmente”, sufriendo una “privatización alarmante”. “Hace 20 años- dice- más del 51% del presupuesto de la OMS procedía de los aportes de los 194 países miembros y hoy estos fondo representan menos del 20 % de los ingresos de la Organización”. La industria farmacéutica y fundaciones privadas aportan el 80 % restante.

Así creemos que para parar la progresiva privatización de la Sanidad a cargo de las compañías de seguros médicos, las empresas subcontratadas de gestión, las compañías farmacéuticas, así como los gobiernos cómplices, sólo cabe una solución. La nacionalización completa de las compañías farmacéuticas sin indemnización y la competencia estatal de todas las líneas de investigación médica y científica en general, bajo control de los profesionales y técnicos.

Así, es necesario cambiar las prioridades de dicha investigación, adecuándolas a las necesidades sociales, y no al lucro privado. Además, es imprescindible eliminar por completo el sistema de patentes, de forma que los productos fruto de la investigación puedan ser fabricados libremente en todos los países del mundo.

Para poder alcanzar estos reclamos, es necesario un plan de lucha continuada agrupando a los distintos sectores de trabajadores y el resto de sectores explotados. No pararemos hasta conseguir un sistema sanitario que atienda a las necesidades, liberado de las garras de los buitres de las compañías de seguros y la industria farmacéutica."             (Jacobo A. García , Izquierda Diario, 19/04/17)

11.9.17

El escándalo Volkswagen

"El escándalo Volkswagen de Jack Ewing es un libro sobre cómo sucedió que una de las mayores corporaciones del mundo efectuara un fraude tan grande a las autoridades medioambientales de todo el mundo y no se detectara. Jack Ewing es el corresponsal en Alemania de Economía del New York times, por lo que ha tenido una posición privilegiada entre EEUU (dónde se ha considerado un verdadero escándalo pese a la casi indiferencia con la que se ha tomado en Europa) y Alemania, el país que albergaba a el verdadero centro de decisión del fabricante.


Jack Ewing nos cuenta en su libro desde los orígenes de Volkswagen hasta los acontecimientos de 2016, por lo que es un libro muy actual y en el que entendemos como Volkswagen pasa de ser de un proyecto de la postguerra a uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo. Y como justo cuando estaba tocando la cumbre, su nombre se convierte en sinónimo del mayor escándalo medioambiental del mundo.

Volkswagen, el coche de Porsche y Hitler

Los orígenes de los fabricantes de coches suelen estar en un señor visionario o tal vez una empresa que se dedicaba a fabricar productos mecánicos y poco a poco pasaron a productos más complejos como los automóviles. Esta es la historia de Peugeot, Toyota, Chevrolet, Ford, Citroën… Pero no la de Volkswagen. Volkswagen nació como una idea de Hitler para motorizar a su población que encargó a uno de los grandes nombres de la automoción: Ferdinand Porsche.


El proyecto y la fábrica se vieron interrumpidos por la Segunda Guerra Mundial, pero sobrevivieron a la misma, la postguerra y la ocupación aliada. Así que se pusieron a fabricar coches con un diseño discutible como locos que no sólo tuvieron éxito en su país natal, sino también en prácticamente cualquier país al que exportaron. Este diseño de Porsche, aunque la familia Porsche no estuviera al mando (aunque si se le tenía en alta estima en la empresa) fue la que consiguió que la empresa se convirtiera en un destacado fabricante alemán.

Ferdinand Piëch, tercera generación de la familia Porsche

Ferdinand Piëch era nieto de Ferdinand Porsche, y muy ambicioso. Piëch de familia austriaca se graduó en en la prestigiosa ETH de Zurich y empezó a trabajar en el negocio familiar Porsche. De ahí pasó a trabajar en Audi, siendo creador del Audi 80, el Audi 100 y del Audi Quattro. Piech ascendería por Audi y sería el artífice de lo que es Audi ahora. Hace muchos años no se consideraba una marca al nivel de BMW o Mercedes como está ahora. Es a Piëch al que le tienen que agradecer en Inglostadt su prestigio.


Piëch era ambicioso y de Audi pasaría a la matriz, Volkswagen donde ocuparía la posición más alta. Que fuera también propietario de una parte significativa de Porsche no pareció ser un problema. Allí Piech se dedicó a lo que sería su verdadero objetivo, convertir el legado del abuelo en el mayor fabricante de coches del mundo.
 

Piech fue un gerente agresivo como el que más. No sólo por la compra de otros fabricantes como Lamborghini o Bentley-Rolls Royce (aunque se tuvo que conformar con quedarse sólo con Bentley) y por lanzar proyectos difíciles de entender como el Volkswagen Phaeton o incluso el restablecimiento de Bugatti. 


También su obsesión con compartir componentes entre vehículos (motivo por el que por ejemplo el Golf y el A3 son tan parecidos entre sí) consiguió abaratar costes, aunque un fallo en un componente se propagaba por todos los productos de la empresa. Otro de sus ejemplos es la exigencia que tenía sobre los empleados. El gran Bob Lutz cuando era presidente de General Motors le preguntó que cómo había conseguido reducir el tamaño de las juntas del interior del coche (algo muy importante para la calidad percibida por parte del consumidor). La respuesta fue que fácil, amenazó con despedir al equipo de ingenieros si no lo hacían.

También durante la época de Piech sucedieron dos movimientos corporativos que han sido cuestionados. El primero fue el fichaje del español Ignacio López de Arriortúa “Superlópez”, vicepresidente de compras de GM. El autor dice que fue un grave golpe para GM y Opel, que empezó a quedarse atrás frente a Volkswagen a partir de ese punto dando una fuerte ventaja a Volkswagen en compras pudiéndose quedar con información sobre lo que pagaba GM por pieza. No obstante, el accidente que dejó a “Superlópez” en coma tres meses y la negativa de España para extraditarlo hicieron que Piëch no saliera mal del escándalo, sino reforzado.


El otro son los movimientos financieros que casi consiguieron que Porsche se hiciera con el control de Volkswagen a un buen precio gracias a la compra de opciones sobre acciones a través del Maple Bank. A Porsche no le salió bien la apuesta, pero se resolvió mediante un intercambio de acciones. Volkswagen se convertiría en la propietaria de Porsche y de los concesionarios que la familia Porsche Piëch tenía en Austria y las familias Porsche y Piëch pasarían a tener una fuerte posición de control en Volkswagen. No como hubiera querido Ferdinand Piech, pero la familia estaba casi con el control de Volkswagen y con el control de

Diesel, AdBlue y normativas de emisiones

Nos encontramos con que las normativas de emisiones son cada vez más difíciles de cumplir. Especialmente las de óxidos de nitrógeno. Además la tecnología por la que se ha estado apostando en la empresa desde los tiempos de Piëch en Audi es el motor diésel (como en otros muchos fabricantes europeos). ¿Qué hacer cuando estás obligado a reducir las emisiones en tan poco tiempo?


La opción lógica una vez agotados la capacidad de los catalizadores y otros filtros de partículas es usar mayor cantidad de AdBlue, una solución de urea. No obstante, aunque para Mercedes y BMW era una opción (vendían coches más grandes y caros en los que se podía incorporar un depósito más grande), no lo era para Volkswagen, que quería vender coches de gama media. Al final se acabó sacando de la manga un dispositivo que detectaba el sonido de los rodillos en el banco de pruebas. Como los motores eran comunes, el problema se desplazó por toda la gama.

Al final se les pilló


El problema es que en las instalaciones gubernamentales las pruebas de emisiones se hacían en laboratorios sobre rodillos, pero hubo a quién se le ocurrió hacer las pruebas en condiciones reales, La Universidad de Virginia Occidental tenía un departamento especializado en esta área tan poco sexy y realizar las comprobaciones fue un tema interesante para el doctorado de dos estudiantes extranjeros.


Al partir de este estudio surgieron todos los demás, las reuniones interminables con la California Air Resource Board que buscaba mejorarlos vehículos. Cuando la presión fue tan alta y se acabó descubriendo el pastel de que los vehículos de Volkswagen eran más contaminantes de lo permitido porque estaban diseñados para engañar las pruebas y usar más Adblue cuando estaban en un banco de pruebas, la empresa estaba sentenciada.


A diferencia de Daimler (Mercedes) y de BMW que están en ciudades más grandes y cosmopolitas, Volkswagen está en la ciudad fundada para ellos, Wolfsburgo. Convirtiendo la atmósfera en más opresiva para “el que se mueve no sale en la foto”. Según el autor, con un concepto muy americano, el alemán es el idioma de la empresa frente a BMW y Mercedes que se basan más en el inglés como “lingua franca” en la empresa. Esto ha hecho que Volkswagen sea más alemana, pero también más cerrada y hermética.

Consecuencias para Volkswagen ¿una lastra en su futuro?


La pregunta es que si los 14.700 millones de dólares que han supuesto la multa (10.000 millones de ellos dedicados a indemnizar a los propietarios) sólo en EEUU junto con las multas en otras jurisdicciones y aquellas que están por venir, no han podido llegar en un peor momento para Volkswagen.


En un momento en el que el futuro del automóvil parece ir por la electrificación y la conducción autónoma, no queda muy claro que va a suceder si se drenan recursos de una empresa que no va a poder dedicar a desarrollar las nuevas tecnologías. Ferdinand Piëch reconoció en una entrevista en televisión que la primera generación construye la segunda mantiene y la tercera destruye, y que ellos estuvieron a punto de destruir el legado de su abuelo en 2008."                ( , El blog salmón, 30/07/17)

8.9.17

“¿Pero qué coño haces? ¡Tengo que marcar el cuarto!”

"El sumario del caso del famoso 12-0 del Barcelona B al Eldense el pasado mes de abril, un partido bajo sospecha de amaño por apuestas en Internet, describe a través de las declaraciones de los jugadores del conjunto alicantino un vestuario envenenado por la corrupción de las apuestas, la desconfianza entre compañeros y diálogos surrealistas sobre el césped con equipos rivales, presuntamente cómplices del delito y afectados por el mismo mal.

 Son al menos siete los partidos bajo investigación del Eldense en Segunda B, por los indicadores anómalos de apuestas, y otros clubes aparecen en las diligencias del sumario, de más de 700 páginas y al que ha tenido acceso EL PAÍS.

 El partido más dudoso, además del disputado ante el Barcelona B, es con el Cornellà, el 19 de marzo pasado. “¿Pero qué coño haces? ¡Tengo que marcar el cuarto!”, le espetó un delantero del conjunto catalán a Mendy, jugador del Eldense, tras hacerle falta en el minuto 90 cuando se iba solo hacia la portería con un 3-1 en el marcador.

 El defensa, que además se llevó la tarjeta roja, asegura al juez que no comprendía nada. Pero empezó a hacerlo al hablar con otros compañeros. Como César Rodríguez, que mandó un balón al palo del Cornellà y fue increpado por un contrario: “César, nos vas a joder el partido”.

Varios jugadores han declarado que en el equipo adversario les contaron que habían apostado cada uno 1.000 euros por un 4-1 y estaba todo arreglado. Aunque salió mal. Las diligencias han llevado al juez a mostrar a Mendy y Rodríguez las fotos de la plantilla del Cornellà para que identifiquen a los autores de los comentarios. Según declararon, uno de ellos corresponde a la foto número 18: Xavi Puerto.

Del sumario, en todo caso, se desprende que el caso de las apuestas en el Eldense era un secreto a voces y en mayor o menor medida todos sabían algo. Es un enorme lío de cruce de acusaciones. Cada miembro de la plantilla da su versión, acusa a unos, exculpa a otros y es difícil encontrar un camino claro.

 En abril, el juez mandó arrestar y luego puso en libertad a dos jugadores, Mayki Fernández y Nico Cháfer; uno de los empresarios italianos que administraba el club, Nobile Capuani; el entrenador, Filippo Vito di Pierro, y su ayudante, Fran Ruiz.

Una red que se lucra con el control de clubes

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) aparece en la causa desde el primer día, cuando se presenta en Elda a declarar ante el juez, como parte interesada, a través de Alfredo Lorenzo, director del departamento de Integridad y Seguridad.

La entidad ha aportado hasta ahora al proceso dos informes, uno de análisis sobre las apuestas en cinco partidos sospechosos y otro genérico sobre el caso. Este último describe a los responsables italianos del Eldense como una trama criminal activa en España desde hace 18 meses. Estaría vinculada a la desarticulada en 2015 en Italia en la gran operación Dirty Soccer contra la corrupción en el calcio, que llevó al arresto de 65 personas.

 “Es una red organizada cuyo objetivo sería el de lucrarse con la toma de control de clubes de categorías inferiores de distintos países en dificultades económicas, para, bajo la apariencia de solventar sus problemas, obtener beneficio a través de las apuestas deportivas en encuentros cuyo resultado habría sido predeterminado por la organización”, asevera el informe.

La otra vía de enriquecimientos sería cobrar a jugadores extranjeros que desean competir en el campeonato español y son presentados como buenos fichajes, pese a su escasa calidad. Fueron los métodos usados por la red de Dirty Soccer en Italia en las categorías Pro y D —equivalente a Segunda B y Tercera— en la temporada 2014-2015. 

Nobile Capuani, acusa la Liga, sería la cabeza visible de la red en España, aunque “indicios razonables hacen pensar que era dirigido desde Italia” por Ercole Di Nicola, uno de los principales acusados en el escándalo italiano. Ambos trabajaron juntos en el pasado en el club italiano L’Aquila.

La red, sostiene la Liga, habría participado en varios clubes desde 2016: Jumilla y Eldense en España; L’Aquila, Poggibonsi y Chieti, en Italia; y Tarlungeni en Rumania. Pasa en estos clubes de uno a cuatro meses y luego se va. Capuani también habría probado suerte con otros tres clubes españoles: Torrevieja, Atlético Saguntino y Águilas.

 Pero no tuvo éxito. Los cuatro jugadores sospechosos de amaños en el Eldense, dice la Liga, fueron traídos por la red. El informe señala indicios, como fotos y lazos en redes sociales, de las relaciones de Capuani con Di Nicola y el cabeza de Dirty Soccer, Fabio Di Lauro, aunque no hay pruebas de su implicación en el caso español.

Capuani, en conversación telefónica, niega todo. Asegura que vino a invertir a España en el Jumilla, donde habría sido víctima de un engaño del que acusa al empresario Paco Serrano, actualmente en el Palencia. Subraya que ha presentado dos denuncias por este motivo en la localidad murciana, aún abiertas.

Un ejemplo casi cómico de la ambigüedad que domina el caso es el relato de Carbonell, acusado por algunos compañeros de formar parte del grupo que movía las apuestas. Él lo niega, pero admite que en el partido del Cornellà, estando en el banquillo, se percató “de que de medio centro hacia atrás era todo un desastre, no tenía sentido la alineación”. Así que, prosigue, decidió apostar 30 euros desde su cuenta particular que “dicho partido acabaría en un total de cuatro goles”.

El mauritano Cheikh Saad Buh Diagn, que contribuyó a destapar el caso con su denuncia en las redes sociales y que fue el primero en acudir a comisaría, aseguró ante el juez que había recibido llamadas amenazantes: “Ni se te ocurra decir qué jugadores están implicados. Sabemos quién es tu familia”. 

El alemán David Michele Azin es otro de los que ha colaborado al relatar otro aspecto llamativo: según comentarios atribuidos a su agente, sabía que “un chino había comprado a tres jugadores del Eldense” y que días antes “había un chino en el entrenamiento”. Estas frases figuran en mensajes de WhatsApp aportados a la causa. “Tú a jugar”, le recomienda el representante. “Uff q fuerte”, contesta él resignado. Esto refuerza la idea de que las apuestas a través de Internet se están realizando por medio de casas de juego chinas y asiáticas, que escapan a los controles de las autoridades europeas.

Fue en el partido con el Cornellà donde estalló la tensión en la plantilla y el agente de Azin, ha declarado el jugador, llegó a encararse con tres titulares del Eldense a quienes acusaba de ser responsables de los amaños —Nico Cháfer, Mayki y Guille—: “David ha venido a jugar al fútbol, durmiendo en el suelo y haciendo sacrificios”.

El sumario también contiene un informe de Interpol que señala antecedentes penales en Italia del empresario Nobile Capuani y el entrenador, Vito Di Pierro. El primero por estafa y apropiación indebida; el segundo, en 2015, por la quiebra del Catanzaro FC. Los abogados del Eldense, personados en la causa, también han denunciado la presunta falsificación de la firma de dirigentes, tras la llegada de Capuani, en varios contratos de jugadores, como Marchi, Mulder, Sangaré y Prada. Capuani, en conversación telefónica desde Italia, negaba las acusaciones y defendía ayer su inocencia: “En mi vida he amañado un partido, cuando he tenido sospechas he intentado evitarlo y he luchado con el vestuario, por eso nuestra relación no era buena”.

Los partidos bajo sospecha, debido a movimientos extraños en las apuestas, citados en las diligencias por la Policía Nacional y la Liga de Fútbol Profesional (LFP), son tres con el Jumilla, donde Capuani pasó tres meses, y siete del Eldense. Comienzan a partir de enero de 2017, frente al Hospitalet, Hércules, Villarreal B, Atlético Baleares, Cornellà, Gavà y Barcelona B. Todos ellos están siendo investigados."                     ( , El País, 08/06/17) 

7.9.17

El robo de un cuadro que un museo gallego calló. La desaparición salió a la luz a través de un artículo de opinión de un directivo de una asociación cultural que apunta a una "colaboración estratégica" para la sustracción

"Era una rueda de prensa sobre otra cosa muy distinta. El director del Museo Provincial de Pontevedra, Carlos Valle, comparecía para hablar sobre la cesión, por cinco años, de una valiosa colección de estampas originales de Castelao.

 Pero una periodista de un medio local le preguntó por un artículo de opinión publicado en el diario en el que un ciudadano revelaba el robo de un cuadro de la exposición permanente en 2015. El artículo de Ernesto Vázquez-Rey, secretario de la Asociación de Amigos do Museo, con fecha del pasado 18 de mayo, sacaba a la luz la misteriosa desaparición de un paisaje del pintor Lino Villafínez (Marín, 1892-Santiago, 1970), un lienzo que formaba parte, sin gloria, de la colección del llamado Sexto Edificio. Pese a los casi dos años transcurridos desde el suceso, el museo nunca hizo pública la ausencia y fue ayer, tras la incómoda pregunta, cuando el responsable de la institución confirmó los hechos.

El robo tuvo lugar en agosto de 2015, y según el director del museo "inmediatamente detectada esa desaparición" él mismo presentó denuncia en la policía y se dio parte a la compañía de seguros que cubre el contenido de los edificios.

 Los investigadores rastrearon las instalaciones y revisaron todas las grabaciones del circuito interno de vigilancia sin obtener resultados. Supuestamente, el óleo se encontraba en un "ángulo muerto" para la visión de las cámaras. Un hecho que quizás no había pasado por alto el ladrón. En todo este tiempo, tampoco se ha detectado la presencia del cuadro en ninguna subasta de arte, ni fuera ni dentro de España.

Valle negó ayer por la mañana que existiese oscurantismo en el museo por mantener el robo a la sombra de la luz pública. La desaparición "no se ha ocultado", defendió, "se hizo exactamente lo que se tiene que hacer en estos casos".

 "No es una circunstancia como para enviar una nota de prensa", insistió. Basándose en el mismo ejercicio de discreción, ayer la Diputación tampoco emitió ninguna nota y excusó facilitar a la prensa fotografías del cuadro, aunque su difusión pudiese contribuir al hallazgo.

"Llegó el día", comenzaba su revelador artículo el secretario de Amigos do Museo. "Vengo dispuesto a desvelar historias escondidas y a exponerlas a la luz pública con el fin de darles alguna explicación: Hace aproximadamente dos años desapareció un cuadro y nadie dijo nada".

"En 2015 un perfil anónimo en Facebook me facilitó una serie de datos, y daba por efectiva la desaparición de la obra de Villafínez", recuerda el articulista. "Me indicaba la falta de grabaciones que arrojaran luz sobre el suceso". En el momento de la desaparición, el museo ya había sido noticia en prensa por una serie de turbulencias internas en las que los responsables técnicos aparecían supuestamente relegados por los cargos y las decisiones políticas. 

Según Ernesto Vázquez-Rey, el director, Carlos Valle, estaba “limitado” en sus funciones "por un director de gestión nombrado por la diputada provincial [del PP] que hoy dirige la Cidade da Cultura" de Santiago. Ese cargo de responsable político reside siempre en un miembro de la Diputación. Después de la época del robo, con el cambio en Ayuntamientos y gobiernos provinciales, se hizo cargo como diputado de Cultura Xosé Leal, representante del Bloque Nacionalista Galego.

"Lo cierto es que alguien, valiéndose de una colaboración estratégica, sacó un paisaje del pintor Lino Martínez Villafínez de una de las paredes del Sexto Edificio. Y esa obra, que es pública y que tiene la protección de Bien de Interés Cultural nunca más apareció", sigue afirmando en su escrito el secretario de la Asociación Amigos do Museo.

Este miércoles Leal, el actual responsable político, defendió que el museo es una institución "seria y rigurosa". Y rechazó las acusaciones de oscurantismo y las teorías de "política ficción". Intentar "manchar la imagen del Museo con esas afirmaciones desacredita a esa gente", concluyó: "Me parece hasta sonrojante... aquí se siguen los cauces que hay que seguir por ley".

El paisaje esfumado de Villafínez no tenía un enorme valor económico. Era diferente a la mayoría de los cuadros de este artista porque en su profusa obra lo que más abundan son, en los primeros años, marinas, y en los últimos, monumentos y rincones emblemáticos del casco histórico de Santiago, una ciudad donde se le ha dedicado una calle. 

Con esos óleos y carboncillos en formato pequeño el pintor bohemio que bebía mucho trataba a duras penas de saldar sus deudas. Pero pintar en serie una y otra vez el mismo rincón para los salones de los compostelanos acabó por devaluar su obra. Lo que ganaba no le bastaba para salir adelante, y necesitaba pedir ayuda y techo."                 ( , El País, 29/06/17)